Huerto de Las Flores en Agaete Gran Canaria

El asesinato de Alexander Alekhine


El cadáver de Alexander Alehkine encontrado en su habitación
 de un hotel de Estoril, Portugal, en la mañana del 25-03-1946


   El reporte oficial fue que murió por asfixia mecánica debido a la obstrucción de la garganta por un pedazo de carne o como se dice en lenguaje coloquial, propio de los pueblos andinos: "se ahogo tragando como un pendejo". Como todo dictamen oficial es falso, solo al ver la foto de la escena del crimen, no hace falta ser un experto, ni siquiera un estudiante de criminalística para determinar que no se trata de una muerte por asfixia, ya que la reacción de una persona que está perdiendo la respiración es levantarse y manotear, para desplomarse en el suelo cogiendo todo lo que consigue a su lado.
    La foto habla por si sola, la mesa ordenada, los platos terminados o tapados, todo en orden y el campeón mundial sentado apacible y sin presentar su rostro rasgos de asfixia mecánica, que se reflejan en un color oscuro que les suele aparecer en su rostro. Pero hagamos un recuento de lo sucedido antes de este día fatídico.
    
Alekhine y Capablanca en el torneo de San Petesburgo de 1914
    La carrera de Alekhine (en español se pronuncia Aliojin) fue espectacular. Hijo de una familia de la aristocracia rusa y uno de los ajedrecistas consentidos por el zar Nicolas II, participo con éxito en los torneos que disputaba, al punto que en 1914 ocupo el tercer lugar en el torneo internacional de San Petesburgo, detrás del campeón mundial Emanuel Lasker y el mozar del ajedrez, como se le decía al cubano José Raúl Capablanca.
      

    Su carrera como ajedrecista profesional iba creciendo a pasos agigantados, pese a que tuvo que abandonar Rusia tras el triunfo de la revolución bolchevique y erradicarse en Francia. Sus extraordinarias partidas de ataque y los éxitos en torneos lo hacían ver como un serio aspirante a la corona mundial de ajedrez. Su oportunidad llegó en el torneo de Nueva York de 1927, que escogería al retador del campeón mundial José Raíl Capablanca. El cubano como se esperaba gano el torneo sacando 2,5 puntos de ventaja sobre Alexander Alekhine que ocupo el segundo lugar en solitario, pero era más que suficiente para asegurarse el boleto del barco que lo llevaría a Buenos Aires a disputar el campeonato mundial.  

Alexander Alekhine campeón mundial 1927.


    Aunque nadie daba ni un centavo por el ruso-francés, incluso el mismo Alekhine dudaba que pudiera ganar al match al confesar a un periodista que no sabía como podría ganarle seis partidas a la máquina de ajedrez como también se le conocía a Capablanca. Lo cierto que el destino le puso todo en bandeja de plata, el gobierno argentino había colocado los 10.000 dolares americanos que exigía el cubano y Alekhine nunca había conseguido un mecenas que se los diera, a parte de haber logrado el segundo puesto en Nueva York aventajando por un punto al fuerte Aron Nomzowitsch que era otro serio aspirante a la corona mundial. Ya en la primera partida se produjo la primera sorpresa con el triunfo de Alekhine jugando con las piezas negras y tras 32 partidas duramente disputadas el ruso-francés se coronó campeón mundial, acabando con la invencibilidad del cubano.

Alekhine vs Euwe match revancha de 1937.
    Alekhine fue injusto al rehusarse a darle la revancha al cubano y decidió olvidarse de él aceptando defender su titulo de campeón mundial ante jugadores de menor categoría que Capablanca, como Efim Bogoljubow y Max Euwe. Este último, sin embargo, le dio una lección al ganarle el match de 1935, al que asistió en mas de una partida en estado deplorable y vergonzoso de borrachera como el propio Euwe escribió años después. No obstante, a Alekhine no lo abandonó su fortuna, ya que Euwe, si fue un caballero y le dio la revancha que el siempre le negó a Capablanca, pero como diría el terrible Viktor Korchnoi muchos años después: "En el deporte los caballeros pierden". Y Alekhine recupero su corona, gracias a Euwe y sobre todo a cambiar la copa de licor que había sido su perdición, por un vaso de leche fresca.


Alekhine y su gato de la suerte "chess"

    Pero la fortuna no sonríe por siembre, al estallar la guerra en 1939 Alekhine cae como prisionero de guerra de los nazis y decide jugar torneos en los territorios de la Europa Nazi, algo que fue muy mal visto y que no solo terminó allí, sino que dio declaraciones a favor de las Potencias del Eje (Alemania, Italia y Japón) lo que desató la animadversión contra su persona. A medida que avanzaba la guerra y Alemania empezó a sufrir revés tras revés se fue a vivir a España y luego a Portugal, lo que demuestra que no estaba prisionero, sino por el contrario, se podía mover a sus anchas.
    Al finalizar la guerra se buscó organizar de nuevo el campeonato mundial de ajedrez, pero no se sabía como se haría el nuevo campeonato. Habían unos que no estaban de acuerdo que jugase Alekhine y otros estaban de acuerdo, hasta que finalmente se aceptó que jugase el mundial contra el soviético Mikhail Botvinnik ese mismo año, siendo la sede más probable Inglaterra. El 23 de marzo de 1946, extraoficialmente se conoció que el encuentro se disputaría en Inglaterra.
    Al día siguiente, en la noche del 24 o la madrugada del 25 de marzo, Alekhine muere. Según el informe policial por asfixia mecánica por atorarse con un pedazo de carne. Pero las sombras sobre su asesinato cobran vida rápidamente. El camarero que lo encontró declaró que lo consiguió muerto desplomado sobre la mesa, sin haber probado la sopa de la cena. Está versión contradice la foto de la policía. 
    Aquí surgen dos teorías; la primera es que Alekhine se encontraba muy deprimido porque todos sus amigos le habían dado la espalda, nadie quería saber nada de él, estaba arruinado por perder todos sus bienes durante la guerra y por las informaciones que manejaba no se le iba a permitir jugar más ajedrez en ningún torneo y le quitarían su título de campeón mundial. Pero está teoría se cae, porque Alekhine debió recibir el telegrama o una llamada de que se iba aprobar la sede de Inglaterra para disputar el mundial contra Botvinnik, algo que le encendería su espíritu de lucha.
    La otra versión del asesinato es la más coherente y el mejor exponente de está teoría es el GM Kevin Spragett quien sacó a la luz pública en 1999 las declaraciones del Dr. Antonio Ferreira que fue el medico que hizo el certificado de defunción de Alekhine, le aseguro a varios de sus amigos que el cuerpo sin vida del campeón mundial fue encontrado en la calle, justo en frente del hotel, con una perforación producto del impacto de arma de fuego. Lo recogieron y lo llevaron hasta su habitación en el hotel. Pero esto no fue lo único que confesó el medico a sus amigos, también les dijo que no le quedó mas remedio que firmar ese certificado de defunción por la presión del gobierno, que no quería verse inmiscuido en un hecho de este tipo, mas que Portugal había sido un país neutral durante la guerra.
    Lo cierto, es que después de la segunda guerra mundial quedaron por todo el mundo escuadrones de la muerte que se vengaban de los nazis o de los colaboracionistas, siendo Israel, Francia y varios países europeos los que más persiguieron y ajusticiaron a los involucrados con las Potencias del Eje. Para mi no hay ninguna duda de que a Alekhine lo asesinaron, lo más probable es que fueran los servicios secretos franceses, ya que Alekhine tenía nacionalidad francesa y las represalias de los maquis, guerrilleros franceses durante la guerra, se organizaron para perseguir y ajusticiar a los que consideraban traidores.

La tumba de Alexander Alekhine en Paris.
El campeón vio a sus asesinos;  la versión
oficial encubrió a los criminales. 



Comentarios

  1. La muerte de Alexander Alekhine es todo un misterio, jamás se sabrá la verdad.

    ResponderEliminar
  2. Siempre ha sido y será un misterio la muerte de este ajedrecista que desato en vida profundos odios por su forma de ser, al punto de haber tomado partido a favor de los Nazis y difundir sus ideas en columnas de prensa y emisiones de radio.

    ResponderEliminar
  3. Si un misterio no se podria consultar el curpo con lo que se sabia en la época

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las autoridades en cubrieron a los asesinos, de lo contrario como se explica que no desentierren para estudiar el cadáver.

      Eliminar

Publicar un comentario