Huerto de Las Flores en Agaete Gran Canaria

¿Novela negra o policíaca?

                                                                                                          
                                 Por Alberto Betancor  

    Uno de los errores típicos en los que suele caer la gente es confundir la novela negra que refleja un malestar social, con la policíaca que busca esclarecer un crimen, algo que por lo demás es sorprendente escuchar de boca de consagrados escritores.

    La novela negra describe todas las miserias humanas y la podredumbre moral de la sociedad. Los personajes suelen ser criminales, hombres derrotados, prostitutas, la pobreza, tanto material como espiritual, un submundo social que para nada busca resolver un crimen, ya que el crimen es el pan diario de cada día al punto que el asesinato de hoy hace olvidar al de ayer y el de mañana al de hoy, pero por aquellas casualidades del destino se descubre al culpable, gracias a la torpeza de este o el empeño de una o más personas que tenían la sospecha de quien fue el asesino, sin que intervenga la policía, debido a que está es negligente o le interesa mantener oculto al homicida por ser alguien perteneciente al propio cuerpo detectivesco o un personaje de poder al que desean proteger y no culpar. Ejemplos de novela negra ¿Acaso no matan a los caballos? de Horace Mcoy. Diez negritos de Agatha Christie. 1280 almas de James Meyers Thompson.

    Por el contrario, la novela policial el departamento de policía juega un papel fundamental en la resolución del homicidio. El alma de la novela es desarrollar la investigación hasta descubrir al culpable. La novela policíaca siempre va a responder a ciertas preguntas básicas:

1) ¿Quién es el autor material del asesinato?
2) ¿Dónde lo mató?
3) ¿Cómo cometió el hecho punible?
4) ¿Cuándo le quito la vida
5) ¿Por qué cometió el homicidio?
6) ¿Cuál es el instrumento con el que se perpetro el crimen?
7) ¿Quién o quienes son los autores intelectuales?

    En este tipo de novelas policiales nos encontramos con el clásico detective de investigación que ha inspirado tantas series de televisión, que va atando los cabos sueltos hasta dar con el culpable y encerrarlo en la cárcel o llevarlo hasta la silla eléctrica. Ejemplos de novela policíaca Los crímenes de la calle Morgue de Edgar Allan Poe. El sabueso de Baskerville de Arthur Conan Doyle. La piedra lunar de Wilkie Collins.

    Ambos géneros son apasionados y diferentes, pero entrelazados entre si, aunque me inclino más por la novela negra, me parece más realista, una sociedad corrompida, en la que no solo se muestra la podredumbre moral de las diversas clases sociales, tapada en algunos casos por un manto de hipocresía y buenos modales, sino además se perciben las sombras humanas, que es lo más común en las personas y no como ocurre en las novelas policiales que nos encontramos con detectives llenos de virtudes y deseos de justicia que invierten grandes horas en descifrar los enigmas de los crímenes para llevar a los culpables ante la ley.

    Algunos escritores han creado más géneros dentro de está categoría, ampliándolo de forma errónea a novela de enigma, de suspense y de thriller, No tienen sentido estas categorías porque tanto el enigma, el suspense y el thriller, se encuentran incluidos en la novela policíaca y negra.

    En la actualidad ambos géneros tienen sin fin de seguidores y escritores consagrados, entre los que abundan excelentes novelas, muy buenas y por desventura, en algunos casos mediocres.

    Recuerda dejar tus comentarios y visitar mi canal de YouTube El Velero De Papel

También puedes visitar mis otros canales

Y no olvides suscribirte a mis canales y darles like para que me ayudes a crecer.
                                                                                                             

     

Comentarios