Huerto de Las Flores en Agaete Gran Canaria

Los mejores ajedrecistas de la historia

Bobby Fischer, uno de los más grandes de todos los tiempos.



    Todas las listas son subjetivas y por lo tanto no se deben tomar como verdades absolutas, por el contrario sólo responden al gusto o preferencia del autor. A continuación voy hacer mi lista personal de los mejores jugadores de todos los tiempos que ganaron el campeonato mundial de ajedrez, algo injusto, sin duda, ya que quedaran fuera grandes ajedrecistas como Victor Korchnoi, Paul Keres, Aaron Ninzowistch, Akiba Rubinstein, David Bronstein, Bent Larsen, Vassily Ivanchuk, Boris Gelfand, etc. También excluyó de la lista a Vladimir Kramnik por estar involucrado en el famoso "timo de Cazorla", en el que pese haber perdido de forma aplastante contra Alexis Shirov la final de candidatos de la PCA, fue cómplice de las trabas que le puso el propio Kasparov a Alexis Shirov, para que Kramnik le disputara el titulo de la PCA, que por cierto gano Kramnik.


Wilhelm Steinitz: Fue el primer campeón mundial y el enterrador del ajedrez romántico con la instauración del estilo posicional. Johannes Zukertort representante de la vieja escuela de sacrificios y bellas combinaciones, sucumbió ante el nuevo ajedrez, de control de casillas para ganar espacio y de esta forma ir ganando pequeñas ventajas que le proporcionarían la victoria, sin correr riesgos innecesarios. La nueva escuela se impuso ante el impulso agresivo y Steinitz domino la élite ajedrecista hasta que fue derrotado en 1894 por el alemán Emanuel Lasker. Al final de sus días, tuvo un trágico final al morir solo en un sanatorio de enfermos mentales. Sin embargo, el legado de Steinitz a
ún perdura y perdurará por siempre.

José Raul Capablanca: Durante muchas décadas considerado el jugador más fuerte de todos los tiempos y el ejemplo a seguir para todos los jugadores posicionales, incluso en nuestros días sus partidas son esenciales para los jugadores que se inician en el juego. No está más abajo en está lista por
negarse a defender su titulo contra Rubinstein y Ninzowitch, dos de los grandes de la época que no pudieron disp
utar la corona contra el campeón mundial porque no lograron reunir los 10.000 dolares que exigía el cubano. Según sus propias afirmaciones jamás entrenaba salvo cuando jugaba las partidas de torneo, algo en realidad poco creíble por el simple hecho que escribió libros y artículos de ajedrez con excelentes análisis.

Alexander Alekhine: Alekhine o Aliojin, sin duda, debería estar mucho más adelante en está lista, su genialidad de partidas brillantes, tanto en el juego de ataque como en el posicional, lo hace sin duda uno de los inmortales del ajedrez. Sin embargo, hay un punto oscuro de su carrera que fue no querer darle la revancha a José Raul Capablanca, a pesar de que este consiguió los famosos 10.000 dolares para disputar el encuentro revancha que exigía Alekhine, prefiriendo disputar por menos dinero el match por el campeonato mundial con jugadores inferiores a su nivel de juego, como Efim Boujoljubov y Max Euwe, quien por cierto lo derrotó en 1935, aunque logró recuperar su corona. Pero Alekhine no solo le huyó al cubano en la esperada revancha, tampoco quiso enfrentarse contra Ninzowitch (ya para entonces Rubintein no era el mismo), alegando excusas sin sentido.

Mikhail Tahl: Una estrella fugas, pero impresionante. Su corto reinado fue precedido por una serie de partidas magistrales y otras de sacrificios psicológicos que encandilaron a sus contrarios. Para desgracia del ajedrez, Tahl enfermo y nunca volvió a ser el mismo. Botvinnik no tuvo problemas en recuperar su corona un año después de perderla. Pero su legado de partidas inmortales es bastante amplio y esta lleno de espectaculares sacrificios, en algunos casos ya refutados, pero como el propio Tahl dijo en una ocasión "tenián que resolverlos en el tablero, no 30 años después". Sin duda, el Mago de Riga como se le conocía a Mikhail Tahl fue un genio sin igual y cualquier ajedrecista que desee especializarse en el ataque y el juego basado en la táctica debe repasar las partidas de este genio inmortal.
 

Boris Spassky: Si no fuera por su derrota en 1972 contra Bobby Fischer en el famoso match del Siglo, la historia de Spassky habría sido otra. Tenía todo para ser uno de los más grandes campeones mundiales. Su derrota, al igual que le sucedió a Capablanca en 1927, fue en cierta forma sorprendente, ya que no solo era un campeón mundial joven, dominaba la élite ajedrecista de manera contundente y nunca había perdido una partida contra su rival norteamericano. Esta derrota le cambió la vida, nunca volvió a ser el mismo y termino exiliándose en Francia ante el desprecio de las autoridades y el pueblo soviético. Sin embargo, su nombre será inmortal por protagonizar el match de 1972 contra Bobby Fischer.

Mikhail Botvinnik: Todo un señor del ajedrez. Defendió, perdió y recuperó su título en varias ocasiones. Se hizo famoso en 1925 al derrotar en una simultanea al campeón del mundo José Raúl Capablanca, desde ese momento su fama fue en aumento, empezó a ganar torneos y pronto se convirtió en un aspirante al titulo mundial. Botvinnik dejó un gran legado para el ajedrez y nada se le puede criticar, salvo algún favoritismo del Estado Soviético en el match que empato con su compatriota David Bronstein, pero eso ya es caer en un plano especulativo. Botvinnik fue un hombre muy completo, ajedrecista, entrenador e ingeniero que contribuyo en los inicios de la carrera de los ordenadores de ajedrez o software de ajedrez.


Emanuel Lssker: Muchos se preguntaran que hace Lasker en este lugar, ya que no es un jugador que precisamente sea famoso por sus brillantes combinaciones, pero el alemán ha sido el campeón que defendió el titulo más años ¡27 años!, demostrando su fuerza no solo en los match por el titulo que disputo contra diversos adversarios, a los que venció (salvo con Carl Schlechter que entablo y con Capablanca que perdió) demostrando su supremacía aún después de perder su titulo en 1921, al continuar ganando torneos como el de Nueva York de 1924 en el que participo casi toda la élite, incluyendo a Capablanca y Alekhine. El Dr. Emanuel Lasker fue un hombre polifacético, que no solo se distinguió en el ajedrez, sino hizo aportes a las matemáticas y a la filosofía.

Viswanathan Anand: De esta lista es el único que aún puede seguir bajando, se encuentra activo y por más que ya no sea el campeón mundial, tiene todavía mucho potencial para continuar escalando posiciones. La carrera de Anand es fenomenal, sus éxitos son muchos y surgió en una época dorada del ajedrez mundial como fue la de las dos KK (Karpov y Kasparov) manteniéndose hasta nuestros días. El Tigre de Madras como se le conoce hace honor a su nombre, la rapidez de su juego, su comprensión del tablero lo hacen uno de los mas grandes de todos los tiempos, pero su personalidad tranquila, nada polémico lo han alejado de ser uno de los campeones mundiales más famosos.

Anatoly Karpov: Llegamos a la zona de los más grandes de todos los tiempos y desde luego no podía faltar Karpov, cuya carrera fue excepcional, solo detenida por Gary Kasparov, quien le arrebato la gloria de ser el mejor de todos los tiempos, porque de no haber sido por Kasparov, Karpov habría sido sin duda campeón mundial desde 1975 hasta los años 2000. Un error grabe de Karpov fue no
haberse mantenido activo como ajedrecista, después de perder el título por última vez en una decisión arbitraria de la FIDE (curiosamente de la misma forma como lo gano) ya no volvió hacer el mismo y una serie de exhibiciones contra distintos grandes maestros con tristes resultados fueron deteriorando su inmortal trayectoria.

Robert "Bobby" Fischer: El chico bueno o malo de la película norteamericana. Fischer es sin duda el jugador más conocido en el mundo, su leyenda traspasa los muros de los clubes de ajedrez y llega a bares, teatros y el cine. Es el típico caso que el mito, la leyenda supera la realidad, ya que hay que recono
cer que no logro dominar el mundo del ajedrez más que tres años, porque en su época habían una gran cantidad de jugadores que peleaban por la supremacía. Sin embargo, su espíritu de lucha y la belleza de sus partidas lo consagran como uno de los más grandes de todos los tiempos. 

Magnus Carlsen: No hay que ser adivino para saber que el noruego llegará a ser el más grande de todos los tiempos, aunque en este año 2019 no me atrevo a colocarlo en ese sitial, por más que sus números lo hagan ver así: el ELO más alto de la historia del ajedrez, viene ganando desde hace varios años torneo tras torneo y se ha mantenido en la cima de la élite, solo colocaría en su contra que la actual generación de ajedrez esta muy lejos de ser aquellas generaciones doradas de ajedrecistas de antaño, la actual no tiene el brillo y la gloria de las anteriores, es una generación de tablas aburridas. Aunque en los dos últimos mundiales que a defendido su corona, en especial el último contra Fabiano Caruana ha resultado decepcionante su actuación, pero como dice la canción "...pero sigo siendo el rey".

Garry Kasparov: De entrada reconozco que siento aversión por Gary Kasparov, su egocentrismo llevó a hundir el ajedrez mundial, ya que al dividirlo y fundar su propia asociación le hizo un daño irreparable al juego ciencia. Sin embargo, hay que reconocer que ha sido el mejor de todos los tiempos o como dijo Jesucristo "Darle al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios". Gary Kasparov se mantuvo durante 20 años como el mejor ELO en una época de ajedrecistas muy fuertes y sus impresionantes partidas lo tienen todo, perfección, ataques brillantes, golpes tácticos, juego posicional, en fin, Gary Kasparov es Kasparov.

                                                                                          @BetancorAlberto

Comentarios

  1. Excelentes ajedrecistas, sin duda, los mejores de todos los tiempos hasta este año 2019.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario