Huerto de Las Flores en Agaete Gran Canaria

El MITO DEL 10% del DESARROLLO DEL CEREBRO HUMANO




        Uno de los grandes mitos que escuchamos constantemente es el de la utilización entre el 3% y el 10% del cerebro, imaginándonos que si utilizáramos el 100% fuéramos seres muy superiores, capaces de ver lo inimaginable y hasta mover objetos con la mirada.

        Pero la realidad es que utilizamos el 100% del cerebro, por más que se citen a grandes eminencias como Albert Einstein como los autores de esta teoría, sin que sepamos en que momento Einstein dijo esto, la utilización del 3% o el 10% es solo un mito que se ha arraigado en el pensamiento humano, una verdad de esas universales sin ningún basamento científico, por el contrario, se ha demostrado que el cerebro funciona científicamente al 100% y simplemente la mayor y menor inteligencia se debe solo a factores de aprendizaje.

        La mayor demostración de la utilización del 100% se encuentra en los daños motores que se producen cuando tenemos cualquier accidente cerebrovascular, por muy pequeño que sea nos afecta la movilidad facial o corporal, lo que no ocurriría si utilizáramos solo el 10%.


        A continuación les dejo las conclusiones del científico Barry Bayerstein tomadas de Wikipedia

        El neurocientífico Barry Beyerstein establece siete tipos de pruebas que desmienten el mito:7
  • Estudios sobre el daño cerebral: Si el 90 % del cerebro no se utiliza, entonces cuando se lesionan ciertas áreas no debe afectar al rendimiento. En cambio, no hay ningún área del cerebro que pueda ser dañada sin que se pierda alguna habilidad. Incluso los daños en las áreas más pequeñas pueden conllevar consecuencias graves.
  • Evolución: El cerebro necesita un enorme gasto energético en comparación con el resto del cuerpo, consume una gran cantidad de oxígeno y nutrientes. Si el 90 % del mismo no fuese necesario los humanos con el cerebro más pequeño tendrían grandes ventajas para sobrevivir, ya que sus cerebros serían más eficientes. Así que el proceso de selección natural debería haber eliminado los cerebros ineficientes.
  • Imágenes cerebrales: Tecnologías como la tomografía por emisión de positrones (PET) y la imagen por resonancia magnética funcional (fMRI) permiten monitorizar la actividad cerebral de personas vivas. Estas técnicas han revelado que, incluso mientras dormimos, todas las partes del cerebro presentan algún nivel de actividad. Sólo cuando el cerebro sufre un daño grave, tiene “silenciadas” algunas áreas.
  • Localización de función: En lugar de trabajar como una sola masa, el cerebro tiene regiones distintas para los diferentes tipos de procesamiento de la información. Varias décadas de investigación han permitido mapear las funciones de las áreas del cerebro, y no se han encontrado áreas que no tengan ninguna función.
  • Análisis microestructural: Mediante la técnica de grabación de unidades individuales (single-unit recording), los investigadores han insertado un electrodo diminuto en el cerebro para monitorizar la actividad de una sola célula. Si no se utilizan el 90 % de las células, esta técnica lo debería haber demostrado.
  • Estudios metabólicos: Otra técnica científica implica estudiar la adopción de moléculas de 2-desoxi-D-glucosa etiquetadas radiactivamente en el cerebro. Si el 90 % del cerebro estuviera inactivo, entonces esas células inactivas deberían aparecer como áreas en blanco en una radiografía del cerebro. Una vez más, no hay tal resultado.
  • Enfermedades neuronales: Las células del cerebro que no se utilizan deberían degenerarse. Por lo tanto, si el 90 % del cerebro permaneciera inactivo, las autopsias de cerebros adultos tendrían que revelar una degeneración a gran escala.
 
        De acuerdo a estas afirmaciones de Barry Bayerstein utilizamos el 100% y la realidad que para aumentar nuestra inteligencia solo lo podríamos hacer ejercitando nuestra mente, sin que esto en ningún momento indique que estamos utilizando más de nuestra capacidad cerebral, solo que es el premio del aprendizaje normal que tenemos todos los seres humanos.

Comentarios