Huerto de Las Flores en Agaete Gran Canaria

LOS FILTROS DEL CEREBRO




Nuestro cerebro tiene una serie de filtros que alteran nuestro pensamiento, haciéndonos cometer errores en la toma de desiciones. Estos filtros los podemos resumir en siete, 
1) Suposiciones: Nuestro cerebro suele crear historias basadas en las emociones de tristeza, melancolía, enfado, preocupaciones, nostalgia, para sentirse en un estado de pérdida y de esta forma razonamos la toma de decisiones equivocadas. 

2) Evocación de recuerdos: Cada de vez que el cerebro va ha tomar una desción evoca recuerdos del pasado, en especial las experiencias negativas, de esta forma el pasado que ya no existe y no tiene porqué volverse a repetir, influye en nuestro cerebro en la toma de la decisión correcta en el presente, alterando nuestro futuro. 

Lo peor es que la mayoría de los recuerdos del pasado están alterados o tergiversados en nuestros recuerdos, incluso hay muchas cosas que recordamos que nunca sucedieron, detalles y descripciones alterados. No fue exactamente de esa forma como sucedieron las cosas. Ciertos recuerdos son puras alucinaciones de nuestra mente, alterando el entorno, personas o situaciones. 

Aunque no estemos conscientes de ello, así funciona nuestra mente y es fácil comprobarlo en algunas situaciones, por ejemplo, si recordamos una salida ocasional a una pizzería o restaurante en un grupo de compañeros de estudio de la universiad hace 20 años, nuestro cerebro va arreglar el recuerdo con las personas más allegadas a nosotros, va utilizar los colores de ropa que más usaban esas personas en aquella época, pero si nos muestran una foto tomada en esa reunión, nos llevaremos la sorpresa que las personas que estuvieron presentes en esa reunión, muchas de ellas que estábamos seguro que estaban presentes y con las que hasta conversábamos en nuestra imaginación, no estaban presentes, y otras que no recordábamos estaban presentes, ya que el cerebro suele reconstruir los recuerdos basándose en lo que más frecuentamos, desechando lo demás. 

3) Etiquetado de ideas: Las etiquetas, los estereotipos, nos hacen ver el mundo en solo dos extremos, blanco o negro, bueno o malo, nublandonos la visión, ya que las etiquetas nos impiden ver todas las demás posibilidades, centrándonos solo en una parte de la realidad, lo cual es pésimo para la toma correcta de las decisiones. 

4) Predicción negativa al futuro: En el futuro: En el futuro Nada es seguro, puede suceder cualquier cosa, desde que lo más seguro no se de, y que lo más imposible de suceder se de. Lo ńico real que tiene el futuro es la incertidumbre, por lo que nos invade el temor, y ese miedo generado por lo que va  ocurrir, por e famoso que va ha pasar, nos hace tomar decisiones erróneas. 

Aquí entra el concepto acuñado por el psicólogo David Burns, el error del adivino, que consiste que consiste en la persepción negativa del futuro, damos como un hecho una predicción negativa del futuro convencidos en el presente que no tiene sentido intentarlo porque va a suceder de esa manera, antes de que suceda, y aunque nunca suceda porque no lo intentamos, en nuestra mente queda arraigado que sucedió de esa manera. Por ejemplo, no metemos una solicitud de empleo, porque estamos seguros que no vamos a quedar seleccionados o nuestro sueño era estudiar una carrera universitaria, pero decidimos no estudiarla porque es tiempo perdido con tanto desempleo o queremos montar una empresa con una buena idea que tenemos, pero desistimos de la idea, porque de seguro quebrar con tanta crisis económica que hay en la actualidad.  

Aquí también podríamos mencionar la profecía autocumplida, que consiste en que estamos ctan convencidos que algo va a salir mal, que termina saliendo mal. No es lo mismo  que el error del adivino, porque en el error del adivino no intentamos nada, damos como un hecho que va a salir mal y no s quedamos con los brazos cruzados imaginando que salió mal, algo que nunca se intentó, mientras que en la profecía autocumplida, si lo intentamos, pero con tanto negativismo, que por lógica sale mal, no por ninguna ley de la atracción, ni nada por el estilo, sencillamente salió mal por la dejadez y el pésimismo con que se intentó. 

5) Emoción no razonada como respuesta: Las emociones están condicionadas a las emociones, no al pensamiento lógico. Las decisiones están sujetas a un estado llamado preracional que se sustenta en las emociones.

Las emociones nos provocan reacciones que no son racionales porque nos nublan el pensamiento y nos hacen cometer errores. En este punto tan negativa es la tristeza que la euforia para la toma de decisiones.

6) Exageración y generalización de la situación: El cerebro se encarga de generalizar nuestra percepción para así sentirse más seguro. La exageración negativa nos produce estrés, preocupación, ansiedad y angustia. Por ejemplo, si vamos de noche a casa y atravesamos un callejón oscuro, cualquier ruido que escuchemos pensaremos de inmediato que se trata de unos asaltantes que nos van a robar, pero el sonido puede ser producido por gato o un perro callejero, incluso por el viento.

A esta exageración y generalización de la situación se le conoce con el nombre de heurística de la disponibilidad, gracias a la investigación realizada por Amos Tversky y Daniel Kahneman  en 1973 que estudiaron este fenómeno. 

7) Interpretación de la realidad percibida: Cuando vamos a tomar una decisión siempre nos dejamos llevar por nuestro punto de vista, por la realidad que percibimos, omitiendo todo lo demás, lo cual es pésimo para la toma de decisiones porque estamos decidiendo en base a un solo punto de vista. 

Te recomiendo ver el siguiente video de mi canal de YouTube sobre los siete filtros del cerebro.


Recuerda dejar tus comentarios y visitar mi canal de YouTube El Velero De Papel

También puedes visitar mis otros canales

Y no olvides suscribirte a mis canales y darles like para que me ayudes a crecer.


Comentarios

Publicar un comentario